La Psicopatología y la Infancia: Una apuesta modernista frente a la era virtual.

La Psicopatología y La Infancia:
Una apuesta modernista frente a la era virtual.

12 DE ABRIL DE 2014 

Psicólogo y Psicoterapeuta Familiar Felipe Parra.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

En las últimas décadas, los cambios sociales y económicos han llegado a dar la bienvenida a una nueva forma de concebir a la humanidad y la vida. Estas nuevas formas de pensar permiten concebir la familia y la infancia de manera diferente a como ha sido relatada en la modernidad imperante.

En ese sentido, las comprensiones establecidas sobre la psicopatología cada vez más se alejan de los diagnósticos individualistas e introyectivos que solo han dado como resultado a un ser humano cada vez más enfermo y desprovisto de recursos que le faciliten el mejoramiento de su calidad de vida.

Frente a lo anterior, hoy en día al referirnos a psicopatología infantil, vemos como el mundo en el cual la información era propiedad se ha convertido en un mundo en el que se da como prioridad la red. Esto ha llevado que coloquemos los derechos de los niños delante de los intereses de adultos, política y profesores, ya que al considerarlo así, damos un mensaje de mayor inclusión de los mismos en la educación, la familia y la sociedad.

Una de las estrategias centrales que da cuenta de lo anterior, radica en mirar como los seres humanos aprendemos evolutivamente jugando. Las simulaciones tienen procesos de equivocación los cuales se convierten en procesos de aprendizaje a través de la equivocación. Es decir, partir no tanto del acierto como si de valorar la equivocación.

Algunas conceptualizaciones sobre el Doble Vínculo y la psicopatología infantil.

Al hablar de doble vínculo, es importante considerar que en todo comportamiento hay comunicación y de que toda comunicación es generan lazos de relación entre los miembros. Por ello mismo, la comunicación es algo que permeabiliza la vida de relación entre los humanos.

Además, asumimos que la comunicación surge en los seres humanos desde el mismo momento de su nacimiento. En ese orden de ideas, vemos la importancia de la relación madre/hijo, la cual está caracterizada por la relación que se establece entre el niño y la madre, que usualmente está relacionada tanto en el ámbito de los contenidos como de los gestos. Estos últimos facilitan sobre todo la comprensión del contexto relacional de la comunicación.

Consideramos además que los encuentros comunicacionales tienen varias características: Vínculos biológicos, los cuales se caracterizan por la relación del recién nacido con la madre, el cual se convierte en camino hacia la percepción de ciertas pautas ambientales y culturales. Los Vínculos Personales, los cuales convocan las relaciones el mundo interno del otro. Entran aquí los vínculos con las figuras significativas de la infancia, padres, adultos, modelos idealizados, etc.,

Los vínculos culturales, mediante los cuales se asumen la percepción de pautas y modelos que facilitan la incorporación representaciones de lo que en el mundo entorno constituye pautas de conducta, normas culturales, fidelidad a modelos transmitidos, estilos de vida, valores, etc.
Finalmente comprendemos que la hablar de psicopatología y doble vínculo, vemos las relaciones enmarcadas entre una comunicación paradójica y sus evidentes problemas de emancipación. Este es el contexto ideal para la generación de la psicopatología en la infancia.

Algunas características familiares en el Doble Vínculo:

Características de las madres carentes y negligentes: Madres carenciadas pasivas e indolentes: Madres abandonadas, institucionalizadas con separaciones múltiples. Existe "una hambruna afectiva". Se caracterizan por: No expresan a través de la palabra su mundo interior, muestran frustraciones bajo una cólera pasiva, mantienen relaciones parentalizadoras.

Madres carenciadas activo impulsivas: A parte de ser abandonadas o carenciadas, fueron víctimas de violencia física. Se caracterizan por: Parentificadas, explotadas por padres y obligadas a ocuparse de sus hermanos, esperan de sus hijos la recompensa de su infancia dedicada, reaccionan violentamente, descuidando a sus hijos y golpeándolos.

Dentro de las consecuencias que vemos en los niños y sus comportamientos, podemos encontrar: Baja autoestima y sentimiento de inferioridad: Niños miedosos y ansiosos. Ante nuevas experiencias, aunque agradables y positivas, les provoca excitación y ansiedad.

La vivencia depresiva: Niño que proyecta sus sentimientos de frustración y hostilidad, inseguridad e inadecuación sobre el mundo exterior. Su visión desconfiada de los seres que lo rodean, se explica porque, por el hecho de recibir poco de sus padres, espera también muy poco de los demás. La causa central de la depresión infantil es la deprivación afectiva.

Bibliografía Sugerida:

Cyrulnik. B. (2005). Bajo el signo del vínculo. una historia natural de apego. Barcelona: Gedisa.

García, M. & Ibáñez, M. (2007). Apego e hiperactividad: un estudio exploratorio del vinculo madre e hijo. Terapia psicológica, volumen 25 numero 002.

García Sánchez, C. (1992). Trastorno atencional con o sin hiperactividad: un enfoque neuropsicológico. Rev. Logop., Fon., Audiol., vol. XII, n. º 4 (223-230).

León Benasayag. (2007) ADDH. Niños con déficit de atención e hiperactividad. Buenos Aires: Novedades Educativas

Satir V. (1978). Relaciones humanas en el núcleo familiar. México: Pax.

Segal, L. (1986). Soñar la realidad. Barcelona: Paidos.

Copyright © ConstruirFamilia - Cuidado y Orientación Profesional / Diseño y Hosting: RedExpertos 2015

2111116 - 4660798 - 2111004 300 763 11 80 / Contáctenos