La intervención psicológica con parejas desde una perspectiva sistémica y compleja

Objetivo:

Generar comprensiones sobre la forma en que se organizan los vínculos con las parejas en un escenario de Psicoterapia o de intervención psicológica, a partir de los procesos autorreferenciales del terapeuta y de la relación que la pareja establece con el profesional o persona de apoyo.

Valor: $ 60.000 por persona

Memorias:

La intervención Psicológica con las parejas desde una
perspectiva Sistémica y Compleja

Marzo 16 de 2013

Equipo de Seminaristas:

Psicólogo y Psicoterapeuta Familiar Oscar Garzón
Psicólogo y Psicoterapeuta Familiar Felipe Parra.

Introduccion General:

Propósito central:

La intervención Psicológica y la Psicoterapia con las parejas, ha sido uno de los grandes derroteros sobre los cuales muchos profesionales han tratado de encontrar lineamientos y comprensiones útiles que den respuesta a las necesidades sobre las cuales consultan diferentes personas.

Los espacios, los encuadres terapéuticos, las reglas mínimas de relación y las estrategias que se implementan constantemente son diversos en la actualidad. Sin embargo la articulación autorreferencial del profesional en este espacio sigue siendo un tema en cuestión, sobre todo bajo las exigencias que las parejas traen a estos escenarios de apoyo y además cuando en muchas ocasiones el proceso de elección de la psicoterapia, previo al encuentro con el Psicólogo, no es claro en cuanto a expectativas y necesidades tanto individuales como comunes.

Desde este punto de vista, este espacio de capacitación busca dar diferentes comprensiones a diferentes profesionales, estudiantes o personas que trabajan o estén interesados en el tema con las parejas en distintos escenarios, a partir de los principios de la Psicología Compleja y de los aportes del pensamiento ecosistémico, logrando así dar respuesta a las múltiples inquietudes que surgen en dicha intervención como tal.

Objetivos centrales:

Generar comprensiones sobre la forma en que se organizan los vínculos con las parejas en un escenario de Psicoterapia o de intervención psicológica, a partir de los procesos autorreferenciales del terapeuta y de la relación que la pareja establece con el profesional o persona de apoyo.

Dar cuenta de las diferentes estrategias y herramientas centrales que se pueden generar con las parejas, en diversidad de escenarios de apoyo y con el fin de lograr beneficios frente a la diversidad de motivos de consulta que coexisten en estos escenarios.

Lograr crear un escenario práctico con los asistentes a la capacitación, con el fin de generar estrategias de abordaje en escenarios propios de atención con las parejas.

ASPECTOS CENTRALES DEL TALLER.

Dentro de las consideraciones que se retoman frente a la comprensión de la pareja desde una perspectiva sistémica y compleja, podemos retomar las siguientes:

1. La noción de vínculo emerge como articulación de los sistemas de interfase, que asumen el principio de la autoorganización y tienen en si un efecto particular sobre los procesos de memoria social, familiar y política. Esta definición facilita la caracterización de la construcción del vínculo conyugal y cobra sentido particularmente a través de eventos narrativos y discursivos enmarcados en mitos, ritos y epistemes.

2. Asumimos la memoria vincular como estrategia central en la construcción del sistema terapéutico, logrando facilitar el desarrollo de acciones para la construcción de la psicoterapia con las parejas y su correspondiente transformación vincular.

3. Compartimos los aportes del Boris Cyrulnik (2005) en cuanto a la construcción de la memoria vincular como parte de la organización inicial de la vida parental y conyugal de los padres, la cual facilita la emergencia vincular entre padres e hijos.

4. Asumimos la noción de vínculo retomando a Cyrulnik (2005) como un gran aporte de la etología en la construcción compleja de los sistemas vinculares y en la integración entre los sistemas neurofisiológicos y relacionales. Estas apreciaciones nos ayudan a construir el sentido de la memoria vincular en la psicoterapia.

5. Siguiendo a Krakov (2002) asumimos la noción de tercer simbolizante en el sentido de dar cuenta de una significación emergente en las historias de los miembros de la pareja, la cual asumimos presencialmente en el ámbito del cambio. El lograr reconstruir la historia emergente de la pareja, facilita el desarrollo de una historia común que no se impone sobre las experiencias de los miembros de la pareja. En este mismo sentido consideramos que la noción de tercer simbolizante, facilita la generación de procesos de subjetivación de los miembros de la pareja que la componen.

6. Consideramos que la memoria vincular es un aporte que desde el Psicoanálisis (Krakov, 2002) tiene un efecto de construcción de la pareja, donde los sujetos pueden dar cuenta de la historia de los vínculos y participar en una construcción conjunta de una nueva historia que se realiza en el vínculo conyugal. En este mismo orden de ideas con respecto a la creación de memorias vinculares, la teoría del apego de Bowlby (Willi 1985), asegura que el vínculo tiene su origen en las experiencias infantiles sobre el cual se crea un marco experiencial en el que se construyen las demás experiencias vitales. Todas las demás experiencias emocionales constituyen matrices de construcción de sentido.

7. Caillé (1992) define la pareja bajo la metáfora de la institucionalidad, logrando así crear una idea en la que la pareja que integra a la institucionalidad, puede ser más o menos de la misma, pero dependería de los procesos de evocación de la misma institucionalidad. Esta institucionalidad debe ser respetada incluso por los miembros externos, como profesionales o familias extensas.

8. Para Sager (2003). Parte de ver los contratos individuales para comprender la emergencia de un contrato de pareja conjunto.

9. Resulta importante ligar el tema de los contratos de Sager con los sistemas de significación de Miermont. Esta ligazón puede estar conectada bajo los operadores temporo espaciales.

10. Asumimos el mito conyugal como aquella disposición o manera como cada miembro de la pareja simboliza la relación en relación a sus imaginarios individuales. En ese sentido el mito regula y guía la relación de pareja.

11. Existe una relación entre el mito del amor, el cual se construye en una pertenencia común en la que hay un mundo interno y externo de la pareja. La pertenencia interna empieza en el enamoramiento, el cual transforma la experiencia subjetiva de cada uno de los miembros de la pareja, esta propia territorialidad crea un mundo en común ligado a la memoria vincular. (Willi 1985).

12. Es necesario definir dos aspectos fundamentales: Las parejas de segundas uniones en Colombia y su evolución histórica en el sentido de ver cambios en su conformación socio histórico las cuales se relacionan con la memoria vincular de la pareja.

13. Consideramos que la pareja en Colombia se transformado bajo los siguientes hitos: El tránsito de una familia trinitaria a una integración de la mujer en la economía familiar, transformando roles sobre la crianza y la conyugalidad. En la actualidad, la inclusión de la mujer a nivel social y político implica un mayor nivel de participación social y una posibilidad de crear espacios mayoritariamente concertados en los terrenos afectivos y vinculares.

14. Uno de los aspectos que más ha afectado la pertenencia con las parejas en segundas uniones, se relacionan con los siguientes aspectos: El tránsito de una relación de pareja inicial donde existieron hijos, hacia uno nuevo, en el cual nacen nuevos hijos o simplemente se conforma una relación conyugal, la participación de los hijos en este proceso donde se crean lealtades frente a la relación parental.

15. La experiencia con parejas anteriores por parte de cada miembro de la pareja, son parte de la construcción de la memoria vincular, la territorialidad y el estilo de relación.

16. Los mitos conyugales son una serie de creencias bien integradas, que comparten los miembros de la pareja, estas creencias determinan las relaciones enmarcadas en la noción de pertenencia entre los roles complementarios que se exigen a cada uno de los miembros de la pareja en su relación, el mito es el punto central en torno del cual giran todos los procesos conyugales. (Bagarozzi, 1996).

17. Los mitos conyugales se construyen en base a los mitos personales de cada uno de los cónyuges. Cuando la pareja se compromete formalmente, el anteproyecto de la mitología conyugal ha quedado trazado. El lazo de pertenencia y de lealtad queda configurado.

18. La creación del mito conyugal empieza con la selección de pareja, las personas buscan una pareja que se comporte según sus ideales propios. A medida que la relación progresa, factores más sutiles y menos tangibles se vuelven fundamentales para determinar si la relación a de prolongarse o disolverse.

19. Una de las funciones de los mitos en la pareja es ser una guía y modulador de las reglas de la pareja, dichas reglas implícitas o explicitas son parte fundamental del vínculo ayudando al entendimiento mutuo de la pareja.

20. Las reglas de relación en la pareja son (Bagarozzi, 1996) reglas sobre la pertenencia de cercanía y separación interpersonales, reglas de la justicia distributiva y el intercambio social, reglas para compartir el poder, la influencia y el liderazgo matrimonial, reglas para comunicar el amor, el valor y la dignidad

21. Quien se relaciona, participa en la construcción de una nueva realidad, ya que la vida de otro ser no puede estar simplemente dentro de él, en este momento hay un deseo de integrarse en un contexto mayor que abarca más de la pura convivencia, la necesidad de dar un sentido al matrimonio. De esta forma se refuerza la capacidad para soportar los sufrimientos y los sin sabores del amor.

22. En las relaciones de pareja, los mitos conyugales como formas de explicaciones de su vida en pareja, como guías de conducta a través de sus normas, nos translucen la forma como la pareja piensa su vínculo, permitiéndolos a través de nuevas historias complejizarlos y conflictuarlos, dándoles su vivencia dinámica como característica de todo sistema humano, el vínculo como puente entre la pareja lleva información del mundo de cada miembro de la pareja a un mundo en común, en donde la transformación es recíproca y donde cobra vigencia el concepto de coevolución que trataremos más adelante como función primordial del vínculo afectivo en la pareja.

23. Cuando construimos una relación de pareja implica compartir una historia con otro. Esta historia tiene vida entre tanto sea relatada y ese relato conlleve bienestar: nos estrechamos, nos acariciamos, nos narramos. Las escenas donde esto ocurre acuden a verdades semánticas de contexto, contextos culturales que nutren, a su vez, la vigencia de la relación dada la deriva de significado a la que invita la construcción de cualquier acuerdo con otro ser humano, requiere la creencia de lo construido, un acto de fe. Es así, que las historias requieren escenarios sociales y personales que permita la construcción de pertenencia, reconocimiento y territorialidad.

24. De esta manera, el ser humano elaboró filogenéticamente algunos símbolos biológico-culturales a partir de su necesidad de supervivencia hacia participar en la socialización e intercambio semántico: para esto se hizo necesario construir escenarios (territorios) y espacios simbólicos de necesidad- deseo (reconocimiento).

25. Para iniciar la referencia de estas dos categorías es necesario hablar de lo emocional y afectivo desde los sentimientos, el amor. Históricamente el amor pasó de ser puntuado desde la racionalidad a erigirse en el terreno de la demanda y el deseo. Cuando se traza desde una postura en la que el ser humano se interconecta los distintos sistemas a partir de procesos de autonomía donde somos necesarios y al mismo tiempo necesitamos del otro para complejizarnos desde el relato y los rituales amplios culturales toma fuerza la idea de comprender las construcciones semánticas entorno al amor desde una perspectiva de red. Aquel territorio donde nos encontramos en la medida en que compartimos historias a partir de indicadores temporo-espaciales que permiten la configuración y vigencia de la pareja.

26. En una ecología que está organizada por la competencia como epistemes, el amor toma un matiz que enmarca e invita a la pareja a un “forcejeo” que va en detrimento de lo dialógico pero que promueve posturas monológicas excluyentes. En este punto es pertinente retomar a Morín (1997) cuando aborda el tema desde la complejidad del amor desde la paradoja: "homo sapiens-demens, es decir, no dejar nunca de hacer dialogar en nosotros, sabiduría y locura, osadía y prudencia, economía y dispendio, templanza y consumación, desapego y apego…”. En el instante en que se desconoce la paradoja en una relación humana, el poder toma un tinte represivo, doblegar al otro, no como lo propone Foucault en un contexto en el que “se lo traduce en acción… Es un conjunto de acciones sobre posibles acciones”.

27. Este planteamiento toma mayor profundidad cuando se retrocede en la ontogenia-filogenia de los actos simbólicos del amor, más específicamente de la relación sexual como se puede retomar a la luz de la película La Guerra del Fuego la cual refleja el tránsito del sexo anal, aducido a los primates, hacia una relación sexual cara a cara que reconoce la atracción, la vanidad y por ende el reconocimiento. El territorio se crea por símbolos subjetivados y compartidos, la palabra se ejerce desde la boca que facilita la unión de lo mitológico y la corporalidad verbalizan el pacto, lo semántico se vuelve pragmático y viceversa.

28. En la búsqueda de la legitimación la pareja acude a la redefinición de los roles de género que propone la post-modernidad apunta necesariamente al reconocimiento de la incursión de lo femenino y lo masculino de hombre y mujer como la aceptación de la complejización del self. Por eso es importante identificar que la feminidad y la masculinidad sufren cambios en los mitos (funciones en el hogar), las epistemes (políticas y leyes) y las ritualizaciones (la desconfirmación). Así pues, resulta primordial comprender que estamos ante el desafío de reflexionar como un acto emocional y de alejar-nos de nuestras certezas, para permitir legitimamos desde la masculinidad y la femineidad que nos integra como seres amorosos. El amor visto desde la biología cultural propuesta por Maturana donde resalta el tránsito del vivir al convivir y cómo en el convivir “surgimos como legítimos otros en coexistencia con nosotros” (2007)

29. Desde allí se tejen la mayoría de motivos de consulta en términos de la búsqueda de versiones dominantes ritualizadas rígidamente a través de epistemes y mitos que invitan a re-pensar la vigencia de la pareja transitando a construir historias que derivan en la emergencia de memorias.

30. De esta manera, se ubican como dominios dentro del contexto psicoterapéutico a la verdad (reconfirmación de la vigencia de la historia), reparación (ritualización de la dignidad) y perdón (con la precaución de no entrar a lecturas moralistas). Así avanzamos a la creación de memoria. La emergencia dentro de la psicoterapia de pareja a la reflexión ya definida y la develación de la participación que tenemos dentro del bucle ético y las implicaciones en la ecología humana permitiendo la memoria histórica. Esto con una base fundamental como lo son los procesos de autonomía e individuación comprendido en una red compleja y ecológica de constante interacción donde somos necesario y necesitamos del otro o lo otro para alimentar procesos de coevolución-diferenciación.

BIBLIOGRAFIA SUGERIDA

  • Bagarozzi D. y Anderson S. (1996). Mitos Personales, Matrimoniales y Familiares. Formulaciones teóricas y estrategias clínicas. Ed. Paidós Terapia Familiar.
  • Caille Ph. (1992) Uno mas uno son tres. Ed. Paidos.
  • Cyrulnik B. (2005) Bajo el Signo del Vínculo. Una historia natural del apego. Ed. Gedisa.
  • Krakov H. (2002) El mundo vincular y la clínica psicoanalítica. Aperturas Psicoanalíticas. Revista de Psicoanálisis. Nov. 2000. N° 6.
  • Maturana H. Dávila X. (2007) Las conversaciones liberadoras de la biología cultural, Instituto matríztico. Perspectivas sistémicas. Año 19 Nro doble 94/95
  • Morin E. (1998) Complejo de amor. Gazeta de Antropología, 1998, 14, artículo 01
  • Sager C. (2003) Contrato Matrimonial y Terapia de Pareja. Amorrortu Editores.
  • Willi J. (1985) La Pareja Humana: Relación y Conflicto. Ed. Morata

Objetivo General

Programar, desarrollar las actividades de acuerdo a la edad del niño o adulto mayor que se encuentra al cuidado con nosotros, incluyendo la atención integral de cuidado con calidad.

Contactos:

www.construirfamilia.com
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Teléfono: 2111004 o 2111116
Celular: 300-7631820

Copyright © ConstruirFamilia - Cuidado y Orientación Profesional / Diseño y Hosting: RedExpertos 2015

2111116 - 4660798 - 2111004 300 763 11 80 / Contáctenos